Delivery en Lima y Callao, envíos a todo el Perú.

Vapores femeninos

nordwood-themes-FnOoRU-PYio-unsplash

La naturaleza y las plantas han acompañado nuestros ciclos desde siempre y han sido el punto de partida para la medicina como la conocemos ahora.

El uso de vaporizaciones vaginales es una práctica ancestral, utilizada como método sanador para limpiar el útero y mantener el equilibrio hormonal. Aunque su nombre está bastante arraigado, si queremos hablar con propiedad, tendríamos que mencionar a nuestra querida vulva y no a la vagina.

Si estos dos conceptos aún son nuevos para ti, puedes leer las diferencias entre vulva y vagina haciendo clic aquí.

O R I G E N

angele-kamp-kcvRHtAyuig-unsplash

Para nuestro continente la primera evidencia de esta práctica se encontró en crónicas españolas de las costumbres mayas y aztecas en México y para el continente asiático, los primeros registros tienen lugar en Corea, siendo una práctica popular en spas y centros de terapias holísticas de ese país hasta la actualidad.

Sin embargo las curanderas, parteras y mujeres sabias en general han existido y existen alrededor del mundo entero, por lo que es muy difícil estimar el origen concreto.

F U N C I O N

Los vapores suelen indicarse en diversos momentos de los ciclos femeninos: durante la menopausia, el postparto y en la fase premenstrual.

Al infusionar las plantas en agua caliente y recibir el vapor que emanan, todos los espíritus y bondades de las plantas viajan a través del vapor hacia nuestra vulva, siguiendo su camino por nuestro torrente sanguíneo y abrazando nuestra vagina, útero, trompas, ovarios y vejiga.

Cada momento amerita el uso de diferentes plantas, es importante elegirlas concienzudamente y optar por alternativas orgánicas para evitar el contacto con insecticidas o sustancias similares. 

PORTADA JULIOSINPLASTICO

Puedes elegir las plantas que desees, sólo verifica antes su origen.

A continuación te cuento más de algunas recomendadas por Amaryllis de @espaciolaama para desinflamar, activar, regular y acompañar nuestro ciclo menstrual:

  • Rosas: Antiinflamatoria, antibacteriana, humectante y tonificante.
  • Geranio: Cicatrizante y antiséptico.
  • Caléndula: Útil con heridas menores, infecciones por cándida, infecciones vaginales y urinarias.
  • Malva: Antiinflamatoria, diurética, alivia la cistitis y otras infecciones del tracto urinario.
  • Artemisa: Desinflamante, ayuda a reducir las contracciones que se producen en el útero.
  • Romero: Ayuda a que fluya la sangre, evitando los coágulos o el sangramiento espeso.
  • Mucura: Antiespasmódica, diurética, analgésica y antiinflamatoria.
  • Flor Blanca: Antiinflamatoria, antioxidante, ayuda a controlar descensos, alivia hemorroides y úlceras.

I N S T R U C C I O N E S

La noche es el momento de apertura ideal para aprovechar las bondades de las plantas, así podemos ir a descansar al finalizar nuestra vaporización.

Para que puedas sacarle el mayor provecho, es recomendable contar con una falda larga y amplia o una sábana/manta que nos pueda cubrir desde la cintura hasta los pies, también puedes contar con una colchoneta, cojines y más mantas para estar más cómoda y abrigada.

Si buscas algo más pro: puedes buscar un banco para vaporizaciones (o perforar alguno que tengas en casa) –>

BANCO

Hacer una vaporización es muy sencillo y significa muchísimo:

Paso 1: Pon agua a hervir.

Paso 2: Utiliza preferiblemente un recipiente de vidrio o de cerámica y coloca dentro agua caliente junto a un puñado de hierbas, deja reposar durante mínimo 3 minutos, no es necesario colar.

Paso 3: Espera un momento a que la preparación tenga una temperatura soportable y colócate sobre el recipiente sin ropa interior a una distancia prudente (entre 15-20cm). Busca una posición cómoda (también puedes apoyarte en cojines o al borde de la cama) y cubre tu cuerpo alrededor para retener el calor. Si no tienes un banquito, te dejo 2 ideas a continuación:

Recostada sobre mantas o cojines | Utilizando el bidet o inodoro

Paso 4: Nos quedamos 15-20 minutos recibiendo y agradeciendo. Bebe una infusión y a dormir.

C U A N D O

VAPOR

Si bien la fase menstrual es la única que debe evitarse, lo más recomendable es aprovechar el tiempo después de la ovulación y antes de la menstruación, sobre todo si solemos tener menstruaciones dolorosas o fluctuaciones del flujo (amenorrea, dismenorrea).

Recomendaciones:

  • Si tienes dolores pre menstruales vaporizar dos noches seguidas, hasta 3 días antes de la menstruación.
  • A modo de rutina de autocuidado, un vapor 1 vez al mes.
  • Si tienes alguna infección activa o hemorroides, mejor hacer baños de asiento con la mezcla a temperatura ambiente, no vaporización.

Restricciones:

  • No usar en niñas.
  • No usar en caso de embarazo.
  • No usar si estamos menstruando.
  • No usar si tenemos alguna infección o hemorroides.
  • No usar si utilizamos DIU.

 

¿Habías escuchado antes sobre las vaporizaciones? ¿Te animarías a hacerlas alguna vez? Te leo.

FIRMA BLOG 1

3 respuestas

    1. Porque durante la menstruación estamos en fase de depuración y el entorno vaginal está en cambio constante. No solo eliminamos el endometrio, también algunas sustancias que el cuerpo ya no necesita y que pueden alterar el pH y restarnos protección. Es más por prevención, si queremos usar el vapor para aliviar posibles molestias menstruales, lo mejor será realizarlos durante la fase premenstrual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lista de Espera Gracias por el interés, lamentamos no tener este producto disponible en este momento. Por favor, déjanos tu correo electrónico para notificarte en cuanto sea posible.